martes, 8 de noviembre de 2011

Todo es querer.

Ahora mismo siento que debo arriesgarme, pasarlo mal si es necesario, aprender de ello y disfrutarlo a más no poder si es bueno, sí, yo decidí hacerlo, ¿por qué? porque le estoy haciendo caso a lo que siento, y no quiero dejarlo pasar. No necesito más que tener una sensación de relajación, de estar sientiéndome bien, de sentir cuando llego a casa la satisfacción de decir: "Estoy muy feliz, soy feliz". Aunque esto no dure eternamente, me da igual, porque cuando se acabe, sabré que he sido feliz y que puedo llegar a serlo de nuevo si quiero. Todo es querer.


No hay comentarios:

Publicar un comentario