sábado, 7 de mayo de 2016

Ama, ama y vuelve a amar.

Me duele el alma y no puedo hacer nada. Siento que no puedo hacer nada, y cada día lo siento más cerca. He llegado a decirlo de broma, pero es que me duele el alma y aún así no sé cómo soy capaz de querer. No sé si es porque tengo unos principios éticos que hacen que me agrande sentimentalmente, o no lo sé. Intento dejarlo todo atrás, pero me es imposible, aunque parezca mentira. 
Por otra parte, estoy empezando a odiar todo aquello que empieza por "i": irremediable, imposible, imposibilitar, inalcanzable, incapaz, incapacidad... ¿De verdad no os dais cuenta de lo malas que pueden llegar a ser esas palabras? 
Que también hay palabras que no empiezan por "i" pero que también son malas, y podréis llegar a sacar más de una. 
Esto se está convirtiendo ya en una lucha constante con la vida, y realmente, no se puede luchar en contra de ella, precisamente porque siempre se ha dicho que se lucha para seguir en ella de la mejor manera posible y también: "la vida es una lucha constante." pero no contra ella. 
Las situaciones cambian, las circunstancias cambian, los puntos de vista cambian conforme pasan los años, ¿o me vais a decir que no? No nos hemos convertido en personas hipócritas por el simple hecho de cambiar de opinión con respecto a un hecho, es que las circunstancias han hecho que ese punto de vista se convierta en un punto de vista más amplio o que haya cambiado por el hecho de haber experimentado más momentos en la vida. No nos hemos alejado unas personas de otras por el hecho de ser unos "hijos de puta", nos hemos alejado unas de otras porque las circunstancias que nos rodean cambian y de las siete mil millones de personas que existen en el mundo, nos toca conocer a alguna más y compartir más con ellos/as. 
Y no sólo compartir, sino también amar. 
Por suerte, sigo amando, sigo queriendo, sigo queriendo hacerlo todo, sigo teniendo fuerzas, pero siempre hay un pero, y es que me duele el alma, está quemado. Me resulta difícil que deje de dolerme, porque no puedo hacer nada. Tengo la esperanza de recuperarlo y tengo la esperanza de que deje de dolerme. 
No seáis tan radicales ni tengáis ese ideario tan radical, y... por favor, LEED Y PENSAD. Que se puede.