Ir al contenido principal

12/02/2013

Un día muy caluroso de Junio, una chica cuyo nombre no quiero decir, estaba en unas cuatro paredes a las que ella llama "palacio", ¿qué hacía? pensar, con el ordenador delante, no sé qué ocurría pero no podía seguir la regla del Chojin: "Llevar un pijama un martes y no tener contacto". Así, que con el ordenador delante y con el móvil al lado, pensaba y estaba conectada, sin hablar con nadie, como de costumbre, una chica solitaria y pensadora. Conectada y pensando, vio conectada a una chica. Esa chica, un día, estaba en el instituto, era recreo, y nuestra chica se sentía mal, estaba enferma. En conserjería, tuvo que llamar a los padres para que vinieran a por ella. La chica, mientras esperaba, sin venir a cuento, se acercó a ella y le preguntó qué hacía allí y qué le ocurría. Nuestra chica, asustada, aterrorizada, mejor dicho, le contestó con monosílabos, cuanto más cortas las frases, mejor, ¿por qué? tenía mucho miedo, mucho, por el problema tan gordo que llevaba la chica encima y que a ella le podía acarrear. 
Una semana después, nuestra chica agregó por primera vez a esa chica a una de las redes sociales que tanto conocéis, la chica aceptó, hablaron un día, después, esa chica dejó de hablarle, ¿por qué? por miedo a ser pesada. 
Unos días después, la chica le habló por tchat y le dijo que tenía que borrarla de tuenti porque tendría problemas, más de los que ya tiene y que si ella quería, que hablásemos por skype.
Automáticamente, la agregó a skype. 
Un día 19 de Junio, hablaron, sí, ¿cómo? como si estuviesen enfadadas, exactamente igual.
La chica, ese día pensó: "quiero seguir adelante con esto, quiero seguir, y no quiero dejarlo."
Como se propuso, dijo: "Allá voy." le habló, las siguientes conversaciones empezaban a ser raras por parte de la chica, tan cariñosa como es y tan directa como fue desde el principio, quería que quedase todo muy claro.
Poco a poco y costándoles lo suyo, llegaron al término de querer verse, sea como sea, lo necesitaban. Tal fue el término, que tal día de Septiembre, época de exámenes de recuperación, decidieron las dos verse, accidental y sin saber que estaban, pero sabiendo que estaban juntas.
En el examen, a nuestra chica le costaba concentrarse en el examen, estaba pendiente de la otra chica, la otra chica estaba super, super nerviosa, ni os imagináis, ella terminó el examen y disimuladamente, le dijo a nuestra chica: "Hasta luego, mucha suerte." y le sonrió, con la sonrisa tan bonita que luce. 
Ese mismo día, ya empezaron a decirse: "me encantó verte.".
Poco tiempo después, deseaban seguir viéndose, como si se necesitasen en ese mismo momento. 
Un día, dijeron: "Vamos a quedar, tenemos que quedar" pero la chica quería quedar con dos niñas más, pero esas dos niñas dijeron que no, pero ¿sabéis qué? que como tenían tantas ganas de verse, quedaron, ellas dos, solas. Fue la mejor tarde que pasaron en mucho tiempo, fotos, risas, cosas que decir, payasadas, caminando juntas... etc.
Después de eso, se quedó una frase en ellas que fue: "Er treeeeeeeen" no queráis saber por qué. 
La chica, un día le mandó un privado a tuenti diciéndole a nuestra chica: "vente".
Un día 17 de Septiembre, el mejor amigo de nuestra chica, le mandó un mensaje a tuenti diciéndole: "¿Estás?" y la chica le contestó: "Sí, ahora sí."
Se conectaron a skype nuestra chica, la chica, el mejor amigo de nuestra chica y una amiga de la chica. 
¿Qué pasó? pues que a partir de ese día, nuestra chica tenía y tiene  futuro.
A partir de ese día, empezaron a hablar más todavía, imaginaos cómo era ahora.
Veréis, nuestra chica, a partir de ese día ni se imaginaba que la relación ahora seria como es:
1. Fuerte
2. Intensa
3. Corta
4. Inseparable.
Ahora os digo: actualmente, la chica agradece muchísimo, no os imagináis hasta qué termino, gran parte de todo esto a su mejor amigo, al que ella llama Fian, colaboró e hizo bastante, pero el resto, lo hicimos y lo sembramos nosotras.
Es la primera relación de amistad más intensa y más fuerte que jamás ha tenido nuestra chica, nunca había hecho tantas cosas ni se había preocupado tantísimo nuestra chica por nadie, ni la chica había hecho las cosas que ha hecho por ella.
Es un hilo muy, muy largo y muy, muy duro, un hilo de la vida, son separados, pero juntos, tomároslo  como veáis. 
¿Familiar? es una definición de todo esto.
¿Amistad? es mucho más que todo eso.
¿Rareza? que son iguales pero distintas a la vez.
No sé si será para siempre todo esto, pero... si todo esto es un sueño, no me despertéis, dejadme dormir.
No os imagináis cómo está la chica ahora mismo, la siento, es como si fuese ella, está ahora mismo pensando que todo esto no es real, que es un sueño, pero no, todo esto es cierto, está ocurriendo, pero es tan, tan extraño, que asusta.
No llevan ni un año, y ambas, han pasado por tanto, que no ha hecho falta estar un año juntas, para que todo esto pasase.
Tantas cosas en común desde el principio... tanto, y tanto que sigue siendo...
Y problemas, que al final terminaron siendo bendiciones porque fue lo que las terminó uniendo, sobretodo uno.
Añadir, que cualquiera que lea esto, pensará que esto es una gilipollez hacerlo porque tarde o temprano terminará siendo como otra amistad, pero... he de decir que... chato, te equivocas como de la noche al día, porque... esto no es una amistad.
Y... todo esto hay que currárselo y ambas, hicieron muchísimo y siguen haciéndolo.
¿Miedos? ¿qué miedos? ¿el no estar siempre? ¿y tú qué sabes?
Como sabéis, no suelo escribir este tipo de historias aquí, pero es que son conmovedoras y además, pueden ser verdad.
He de decir, que son las 23:39 de la noche y que yo, que soy la que está escribiendo esta historia, debo estar acostada, pero me propuse no hacerlo hasta acabarlo, demasiado emotivo.
Añadir una última cosa, a la chica le queda mucho por pasar, pero... ¿sabéis qué? que no estará sola, la soledad es algo que se siente incluso teniendo a una persona a tu lado, físicamente a tu lado, no poder mantener una conversación con ella, no poder abrazarla, no poder llegar y decirle por las mañanas: "Te he dejado el desayuno en la mesilla, para que no tengas que ir a por él, que tengas un buen día."
No hablé de futuro en esta historia, porque se sobreentiende, ¿no? 
Digo demasiado, quizá.
Continuará. 


Comentarios

Entradas populares de este blog

La chica de la habitación cuadrada.

La vida se basa en ver cómo se te va porque no sabes qué hacer con ella.
Te planteas cómo vas a decirle a tus padres que te vas y no vuelves. Te planteas cómo vas a dejar atrás una licenciatura. Te planteas cómo vas a decirle a tu mejor amiga que te vas. Te planteas cómo vas a empezar tu vida allí estando sola. Estando completamente sola, sin nadie que te ayude y sin nadie a quien acudir. A tu familia la tienes aquí. Tus amigos los tienes aquí. Ojo, también te planteas quién te recibirá de tus amigos cuando vuelvas, quién se quedará contigo.
Te planteas que es lo que más quieres en el mundo y lo sola que te vas a sentir cuando estés allí.
Te planteas el miedo que te da y lo que dejas aquí, pero la segunda parte de esa cuestión es actualmente de menos prioridad pero no de menos importancia.
Fundamenta sus argumentos según sus prioridades en lo que respecta a su vida y a su persona. Por eso sabe demasiado bien qué está haciendo.
Todo lo veis sencillísimo, pero no tenéis ni puta idea d…

:3

¡Hola de nuevo! Voy a ejercer una de mis funciones principales actuales. 

Había una vez un chico que cuando tenía quince años comenzó a salir con una chica que tenía dieciocho. Este chico sentía una cierta atracción hacia esa chica y esa chica se enamoró del chico, pero hasta que él no dio el paso de confesarle que le gustaba, no empezaron a salir juntos. 
Pasaron cinco meses juntos, unos momentos bonitos, unos momentos difíciles y... finalmente, pasado ese tiempo, rompieron, ¿Por qué? porque el chico no se sentía cómodo con ella, se sentía agobiado, así que dejó que se fuera y rompieron.
El chico, que seguía teniendo quince años, pensó realmente que no lo pasaría mal, que fue él el que rompió con ella y él no lo estaba pasando mal, y pensó: "a vivir.". Lo que realmente no sabía es lo que le iba a venir después.
El chico terminó sus estudios, pasó unos años teniendo su rutina diaria, pasando unos momentos algunos dulces y otros amargos, como todo en la vida. Hasta que... cumplió…

06/02/2018.

"Lo siento, siento mucho no haber controlado mi fuerza interior, lo siento de verdad en el alma, estoy intentando concentrarme y no puedo. Me cuesta muchísimo controlarlo, juro de verdad que lo intento, pero me cuesta. Intento ser lo más honesta y sincera posible, pero sobre todo honesta, pero hay veces que me cuesta. Lo siento muchísimo y pido perdón públicamente por no saber controlar mi fuerza emocional.
No pretendo hacerle daño a nadie con esto, ni pretendo que nadie me lo haga a mí. Yo lo hice hoy y pido disculpas por ello. Las fuerzas y mis emociones me pierden, mucho, a veces no soy persona cuando me comporto así, juro de verdad que lo siento. La vida en esa situación me perdió, algunos detalles insignificantes hace que yo me convierta en otra persona.
Y no pienso justificar eso con nada, espero que sepáis disculparme."
Palabras dichas públicamente por alguien, dejémoslo en anonimato, cuya vida es básicamente profesional. Su vida emocional se basa en un estancamiento …