viernes, 1 de marzo de 2013

2/3/2013.

Creo que mi moral es superior a mi sentimiento. No estoy triste, jamás lo estoy, expreso lágrimas esporádicas y no, no estoy llorando.
Últimamente suelo escribir a estas horas, me siento más filosófica y es cuanto más sale de mí.
Hoy, me he levantado pensando en que tenía que imprimir unas fotos, que al fin y al cabo, ¿qué son? recuerdos, pero me he dicho que quería cambiar de fotos y que quería cambiar un poco el ambiente de mi habitación.
Hace exactamente una hora estaba viendo una película y terminé diciéndome que no quería que los hombres supiesen lo que yo pienso, se podrían morir probablemente. ¿A qué viene esto? a que la película trata de un hombre que se entera de que puede saber lo que piensa en cada momento cada mujer, por eso me dije que yo no quería que supiese qué pienso yo, me daría miedo.
Yo creo que el pensamiento es libre y privado, está en la mente de cada uno, al igual que la persona.
Hay pensamientos que uno tiene que afectan a muchas personas, y que por ello, en mi caso, tengo más en cuenta a mi moral antes que a mi sentimiento. No sé si esto que digo está bien, no sé si está bien tener por encima a la moral antes que al sentimiento, pero... en mi caso es así, y... si cambio eso, podría equivocarme.
La moral, filosóficamente hablando es realizar actos desde un punto de vista personal, tanto para mal, como para bien como para neutral.
Los sentimientos, también filosóficamente hablando, son estados que uno lleva dentro que expresa hacia una persona o cosa.
Todo esto es algo que siempre me da por pensar, y en muchas ocasiones, no creo que me equivoque teniendo por encima a la moral antes que al sentimiento, ¿por qué? porque... respeto mucho a las personas y... siento impotencia hacia las personas que están mal o que pueden estar mal con sólo un acto que se realice, lo que venga con esas personas es otra cosa, lo que se ve es el cómo expresa esa persona ese sentimiento.
Cuando puedo expresar el sentimiento y es correspondido, ya sea con una pareja como con un amigo, es el sentimiento más grande que una persona puede tener, creo yo, ¿sabéis cuándo llega el problema? cuando ese sentimiento no es correspondido, te quedas tú en una burbuja negra, pensando qué has hecho para que ese sentimiento no haya sido correspondido.
Te pasas noches y noches pensando en ello hasta que una noche, sobre esta hora (0:58) explotas y acabas poniendo una canción triste y llorando, no puedes acudir a nadie, es muy tarde, todos se han ido a dormir y no quieres molestar a nadie con esto hablándole a través de una red social, como digo, tienes muy en cuenta la moral.
Evidentemente, no es lo mismo en el caso de un amigo que en el caso de una pareja, hace un efecto distinto, pero a la vez parecido.
También hay que hablar de sentimientos pasivos, es decir, cuando la persona es hierática, que no siente, aunque en el fondo, sí siente, pero le cuesta y... parece totalmente lo contrario, ese no es mi caso.
En mi caso es totalmente lo contrario, se me nota todo, absolutamente todo con sólo mirarme a los ojos detenidamente.
Bueno, esto es de lo que hoy tocaba hablar.
Continuará, pero en otra entrada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario