martes, 13 de mayo de 2014

21:32.

No puedo estarme quieta ni dormida. A mi cama la tengo demacrada y estoy yo sola. No me sale nada e intento escribir. Tengo tantas cosas en la cabeza ahora mismo que no me sale nada. Me sudan las manos. Se me resbalan. He apagado y vuelto a encender el móvil sin razón alguna. 
Mi madre me dijo una vez: "Tú tienes mucho amor que dar." y yo me pregunté: "Y... ¿por qué no son los demás los que tienen ese amor que dar?" Pregunta a la cual no obtuve respuesta. Mi mente y la vida no quisieron responderme. Creo, que me están respondiendo los actos. Actos, en general, no tengo fichado a ninguno. 
Hablemos de fiestas, de ocasiones bonitas. He terminado por odiarlas. Ellas me odian a mí, no me arrastran. No las quiero ya, ya no quiero nada que en su momento pedí. En algún momento esto dará su giro, es la pequeña esperanza lo que nunca se pierde. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario