domingo, 31 de agosto de 2014

01:07

Vísperas de mi cumpleaños. Una semana, justa. No me apetece realmente organizar nada, me apetecen cosas ñoñas el día de mi cumpleaños, algo estúpido, pero cierto como la vida misma. Cumplo 20 añitos, número redondo. Estos años han estado llenos de alegrías, tristezas, sentimientos de nostalgia, amor, dudas... de muchas cosas. Pero en estos últimos años parece como si todo hubiera dado un revés, como si todo se hubiese torcido, supongo que la vida hace que se te presenten situaciones en las que no tienes más remedio que hablar contigo misma y plantearte el cómo seguir adelante y pensar qué hacer y qué sentir en cada momento. Yo suelo hablar muchísimo con mi persona, porque suelo tener muchísimas dudas siempre, y siempre intento volver a lo que era y a lo que dejó de ser y ya no se puede. He cometido errores, los he cometido siempre, pero digo yo: ¿y en eso no consiste crecer? 
Es cierto, errores gordos, pero digo yo, es que así crece una persona, equivocándose, ¿no dicen que el hombre es el único animal racional que tropieza dos veces con la misma piedra? Entonces, yo me pregunto: ¿por qué la gente ya no es capaz de ser tolerante con las personas? No todos somos perfectos, pero es que NADIE lo es. 
Son muchos años y quizá de muy pocas cosas vividas, pero... hay cosas que son más que evidentes, y no creo que sólo yo las piense. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario