miércoles, 31 de diciembre de 2014

2014.

Navidad.

Érase una vez una chica que siempre dijo, en todas y cada una de sus etapas de la vida: "sé feliz y disfruta, pero con precaución." Vivió, sintió morir, sintió estar muerta en vida y tuvo ratos felices. Su vida fue vida, ni fue feliz, ni fue lo contrario, ni fue justa ni injusta, fue... vida, ella lo denomina vida, ya está, pero... la suya. Su vida se ha basado en estar rodeada de momentos con su familia, gente que fue para ella familia y... gente, a secas. Tuvo que estar tomando decisiones desde que era muy pequeña y... las tuvo que tomar sin saber realmente si estaba bien o estaba mal. No era consciente de que poco a poco crecía y se convertía en una mujer... y no diré completa, porque siempre le faltó algo. Tuvo que adaptarse a los momentos que eran acordes a su edad, pero no sabía que realmente lo estaba haciendo. Tenía fama de ser pequeña, lo que traía como consecuencia ser tratada como una niña. A su gente siempre les costó adaptarse a ella y a sus momentos, a excepción de su amada madre. Su gente no era capaz de asumir que... el tiempo pasaba para todos y también para ella. Pero eso no sólo les pasaba a ellos, sino a esta chica también. Era incapaz de pensar que sus hermanos crecían y se convertían en grandes hombres con capacidad para verse involucrados en situaciones que a ella la aterrorizaban por ser la pequeña. Ella siente nostalgia, recuerda cuando sus hermanos eran pequeños y cómo uno de ellos la amedrentaba de lo grande que era. Recuerda cuando era una renacuaja jugando con otro de sus hermanos en la cuna y cómo jamás supo hacer pompitas. A la misma vez que recuerda eso se da cuenta de que eso ya dejó de ser así, de que ambos se han hecho grandes, tan grandes... que ya no son las mismas personas, han crecido como personas y como hermanos, han vivido tantos momentos que ya ves que ya no son lo mismo, que ya cada uno hace sus vidas separadas. Cuando estás con ellos y ves que uno de ellos te da la alegría más grande que se le puede dar a un hermano ves que... te llenas de armonía y de alegría, que no tienes más remedio que estar orgulloso de ellos. Evidentemente, el siguiente momento es cuando ves que el otro va formando aún más su carácter, que se defiende, que se hace mayor, que ya deja de decir: "ajo gugu mamá" y que... a pesar de eso tu relación con él va siendo aún más fuerte, pues... es otro motivo que hace que te sientas feliz. El resto de la familia ves que... han hecho bien su trabajo, que han podido morir mientras hacían su trabajo, pero que... han salido ilesos y se sienten satisfechos de su trabajo como padres. Se sienten cansados, decepcionados... mayores, al fin y al cabo, filosóficos.
Esta chica ve cómo todo esto va pasando y vuelve a mirar su vida y se da cuenta de que es demasiado joven, aunque tenga ya la mayoría de edad y que... para ser demasiado joven, ha llorado demasiadas veces, ya sea de alegría, de tristeza, de emoción... pero ha llorado demasiadas veces. La frustración estaba a la orden del día, casi siempre. El sentir nostalgia ha hecho que también sintiera tristeza y terminara llorando. 
Algunas decisiones que se ha visto obligada a tomar no debieron existir, porque ahora para ella es inmoral. Tiene un carácter muy fuerte la chica, qué se le va a hacer. Ha llorado también por verse en situaciones que no entendió, que no supo asumir pero las que tuvo que sacar adelante, ¿era débil? quién sabe. Lo único que sabe, es que todo eso son hechos, es decir, que es así, que ha pasado, que no es mentira, hay cosas que dan lugar a dudas pero esto no, son cosas que han pasado, que están ahí, registradas o no, pero están, han existido y existirán mientras ella esté viva. 
No puede deberse a la regla de: "no des lo que no te dan." puede mediar, como decía Aristóteles, término medio, pero no puede regirse ni deberse a esa regla, es cuestión de la persona, cada uno sabe mediar hasta dónde puede llegar a hacer daño. Entran otras muchas reglas, pero esa no está incluida en ella. Esta chica es capaz de saber la capacidad de entendimiento de cada uno, por eso tiene fama de ser reservada, también. Hay famas y famas, chavales, pero a esta le ha tocado la que no le gustaba, aunque en realidad ninguna le gusta. 
La historia de esta chica es sumamente curiosa, porque siguen pasándole cosas, pero... aquí acabará una fuerte y gran etapa de su vida. 

FELIZ AÑO NUEVO, HIJOS DE PUTA. <3


No hay comentarios:

Publicar un comentario