Ir al contenido principal

Un día como otro cualquiera.

Se me acumula el trabajo pero no sé cómo empezar. Sé lo que tengo que hacer, pero no sé cómo asimilarlo ni cómo empezarlo. Es como cuando tienes prisa y lo abarcas todo, sobresale, ¿no? pues así es, espero que lo entendáis, sinceramente. 
Mirad, me sé hasta las soluciones para solventarlo, pero es que soy tan jodidamente difícil, que no lo hago bien, o no debo hacerlo bien.
¿Desde cuándo a mí las navidades se me han hecho cortas? ¿DESDE CUÁNDO SEÑOR? Pues... están siendo las más cortas de toda mi vida. 
Hacer las cosas las termino haciendo, pero nunca sin presiones y nunca sin tensión. 

Imaginad ahora si esto lo extrapolamos al ámbito de las relaciones amorosas. Para mí se añade más presión, porque son más cosas las que tengo que hacer y a las que tengo que comprometerme, ¿llegáis a entenderlo? Necesito un espacio para mí, para no hacer nada, llegar a pensar: "hostia, no tengo que hacer nada en un puto año entero." ESO ES REALMENTE LO QUE NECESITO AHORA, pero tal y como están las cosas, no puedo. Pero sin embargo, ¿puedo llegar a relajarme durante un período corto de tiempo? sí, supongo que sí, no vamos a ponernos ahora negativos. 
En fin, también tengo que decir que después de estos 21 años que llevo viviendo, he tenido momentos en los que me he encontrado en estado de nirvana. 

Vuelvo a decir, gracias. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

La chica de la habitación cuadrada.

La vida se basa en ver cómo se te va porque no sabes qué hacer con ella.
Te planteas cómo vas a decirle a tus padres que te vas y no vuelves. Te planteas cómo vas a dejar atrás una licenciatura. Te planteas cómo vas a decirle a tu mejor amiga que te vas. Te planteas cómo vas a empezar tu vida allí estando sola. Estando completamente sola, sin nadie que te ayude y sin nadie a quien acudir. A tu familia la tienes aquí. Tus amigos los tienes aquí. Ojo, también te planteas quién te recibirá de tus amigos cuando vuelvas, quién se quedará contigo.
Te planteas que es lo que más quieres en el mundo y lo sola que te vas a sentir cuando estés allí.
Te planteas el miedo que te da y lo que dejas aquí, pero la segunda parte de esa cuestión es actualmente de menos prioridad pero no de menos importancia.
Fundamenta sus argumentos según sus prioridades en lo que respecta a su vida y a su persona. Por eso sabe demasiado bien qué está haciendo.
Todo lo veis sencillísimo, pero no tenéis ni puta idea d…

06/02/2018.

"Lo siento, siento mucho no haber controlado mi fuerza interior, lo siento de verdad en el alma, estoy intentando concentrarme y no puedo. Me cuesta muchísimo controlarlo, juro de verdad que lo intento, pero me cuesta. Intento ser lo más honesta y sincera posible, pero sobre todo honesta, pero hay veces que me cuesta. Lo siento muchísimo y pido perdón públicamente por no saber controlar mi fuerza emocional.
No pretendo hacerle daño a nadie con esto, ni pretendo que nadie me lo haga a mí. Yo lo hice hoy y pido disculpas por ello. Las fuerzas y mis emociones me pierden, mucho, a veces no soy persona cuando me comporto así, juro de verdad que lo siento. La vida en esa situación me perdió, algunos detalles insignificantes hace que yo me convierta en otra persona.
Y no pienso justificar eso con nada, espero que sepáis disculparme."
Palabras dichas públicamente por alguien, dejémoslo en anonimato, cuya vida es básicamente profesional. Su vida emocional se basa en un estancamiento …

:3

¡Hola de nuevo! Voy a ejercer una de mis funciones principales actuales. 

Había una vez un chico que cuando tenía quince años comenzó a salir con una chica que tenía dieciocho. Este chico sentía una cierta atracción hacia esa chica y esa chica se enamoró del chico, pero hasta que él no dio el paso de confesarle que le gustaba, no empezaron a salir juntos. 
Pasaron cinco meses juntos, unos momentos bonitos, unos momentos difíciles y... finalmente, pasado ese tiempo, rompieron, ¿Por qué? porque el chico no se sentía cómodo con ella, se sentía agobiado, así que dejó que se fuera y rompieron.
El chico, que seguía teniendo quince años, pensó realmente que no lo pasaría mal, que fue él el que rompió con ella y él no lo estaba pasando mal, y pensó: "a vivir.". Lo que realmente no sabía es lo que le iba a venir después.
El chico terminó sus estudios, pasó unos años teniendo su rutina diaria, pasando unos momentos algunos dulces y otros amargos, como todo en la vida. Hasta que... cumplió…